Ayna Puigros F Hace aproximadamente unos 7 meses, me detectaron en una exploración ginecológica un quiste de liquido de un tamaño considerable de 8cm x 6cm. Aún teniendo este quiste yo no tenia ningún síntoma y me sentia bien como si nada.
Mi médico dijo que tendría que orperarme, cosa a la que yo me opuse por lo que me dediqué a buscar otras alternativas más naturales.
Es ahí cuando llamé a un viejo amigo, Benito un acompañante de mi sanación. Le expliqué el problema que tenia y me enseñó el camino para curarme. Me explicó el porque de mi problema, de donde venía y que para curarlo tenía que trabajar mis emociones y pensamientos.
Ese mismo día me puse manos a la obra y empecé el trabajo que me enseñó hacer por mi misma en mi casa.
Este consistia en unas meditaciones diarias, al levantarme y antes de acostarme. Además tenia que hacer un gran cambio de actitud, que era crucial para curarme y a la vez romper la monotomía del día a día.
Al cabo de dos meses fui a hacerme otra exploración ginecológica. En ésta el quiste había disminuido bastante, ahora medía 5cm x 3cm. No obstante yo no estaba muy concentrada con mi trabajo y sentia todavia mucho estress. Volví a ponerme en contacto con Benito y le expliqué todo lo que me sucedía. De nuevo me ayudó a encontrar el equilibrio con la relajación y la concentración.
Alcabo de un mes el quiste había reducido de nuevo, esta vez medía 3cm x 1cm, practicamente estaba desapareciendo.
Un mes más tarde con una nueva visita al ginecólogo pudieron constatar que el quiste había desaparecido totalmente, éste ya no existía!!
Desde aquí le doy las gracias a Benito por haber sido mi guia y enseñarme el camino a mi curación. También me enseñó a ver la vida de otro modo!